Páginas vistas en total

Sexo telefónico con un desconocido



Hace tiempo que mi esposa sabe que me excitaría verla con otro hombre, tanto en acción de trío como de simple mirón, pero entiendo que es un paso importante en la relación de pareja. No es una cosa que los hombres comentemos, pero mirando por internet, donde el anonimato es total, te das cuenta que muchísimos hombres piensan así. De ahí que hayan infinidad de webs al respecto. El hecho de ser cornudo es bien apreciado por muchos.

Sinceramente, después de ver muchas opiniones al respecto,la conclusión que saco es una. ¿Qué puede haber más agradable que ver disfrutar a la persona que amas?

Para ponerme unas medallas, diré que creo que mi pareja tiene suerte en que no fantaseo con otras mujeres. Sueño y me masturbo pensando en ella. Su cuerpo me altera.

Entiendo que es un paso dificil, por los muchos temores a que sé yo, pero respeto, aunque en la intimidad los dos fantaseamos mucho con ello, y nos excita mucho.

Después de llegar a casa, y de calentarnos un poco, y de tomar algunos chupitos, ella me pregunta, si me gustaría verla con otra polla, a lo que respondo que sí.
Empezamos a tocarnos. Evidentemente esto me pone muy caliente, y nervioso por dentro.

Me recuerda los nervios de aquellas primeras veces, donde cualquier roce o intención te ponía la sangre a mil.

Entonces me afirma que me hará cornudo virtual.
Me ordena que traiga un ordenador portátil al sofá y que lo conecte a algún chat. Hay chats de muchos tipos, como por ejemplo sirvan chatear.com , chatzona.com o chateagratis.es
y ella debe escojer uno que le agrade.

Seguramente al entrar en ciertos chats con nombres sugerentes, saldrán candidatos a patadas.
Los hombres somos así. Mi mujer no es muy ágil con los chats, pero a buen seguro, que irá cogiendo la práctica.
Ella deberá decidir que hacer. Hasta donde seguir...

...
Me pide que me desnude y me masturbe mientras la miro. Observo su cuerpo... a sus 42 años ya no tengo el cuerpo de una modelo, pero se que todavía me conservo bien, mis ojos verdes observan cada rincón de su cuerpo... hace tiempo que me corte la melena negra y ahora llevo el pelo por la mitad del cuello, todo el mundo me dice que me hace mas juvenil, tengo el cuerpo delgado y mis pechos son bonitos y con una talla más que suficiente, a menudo observo como los hombres no pueden evitar clavar su mirada cuando me reclino. Me gusta cuidarme y por lo general hago natación 4 veces por semana, con ello he conseguido mantener la celulitis bastante a raya y mis caderas se mantienen en el mismo lugar que hace 10 años.

Son las 12 de la madrugada y no puedo dormir, vuelvo a la cocina a tomar un vaso de leche y observo la pantalla del ordenador portátil, pensando si me atrevo a hacer realidad una fantasía. Pienso que es anónimo, y no tengo nada que perder. Me acerco y casi sin pensarlo abro una página de contactos o chats. Pierdo unos minutos en registrarme. Necesito saber que hay en ese mundo desconocido para mi hasta ese momento.

Durante los primeros minutos decenas de ventanas se abren...

· Ola guapa estas sola?
· Quieres ver mi polla por la cam?
· Que llevas puesto?
· Te apetece quedar?
· Practicamos ciber...?

Uno a uno voy cerrando las ventanas a la vez que se abren, me resultan repugnantes y en el mismo momento que voy a cerrar...
· Hola, que tal?
· ¿Te apetece un rato de charla?

Es la primera vez en media hora que alguien me habla de forma respetuosa y sin faltas de ortografía, por lo que decido contestar...
· Hola soy Elena que tal?
· Bien, soy Íñigo encantado de conocerte
· Lo mismo digo...

Así empezamos a charlar... esa noche me sorprendió el reloj a las 3 de la mañana mientras hablábamos sobre los temas mas diversos, tanto es así que por un momento casi consigo olvidarme de lo que horas antes había vivido. Al marchar a la cama quedamos en volver a hablar...
Al día siguiente cuando llegó Luis no dije nada, en un primer momento deseaba pero... no dije nada, permanecí callada mientras lo miraba.

Tenia una semana de vacaciones en el hospital, cuando no tenía que trabajar solía aguantar un poco mas leyendo algún libro, Luis se marcho a la cama y mi mirada quedó fijada en el portátil... recordaba la charla que tuve la noche anterior con Iñigo y volví a entrar...
Ahí estaba, esperando... pero esta vez fui yo quien le saludé
· Hola Iñigo, que tal?
· Hola Elena, me alegra mucho volver a verte....
Así comenzó mi historia con el... cada día un poco más, cada día un paso más...poco a poco sin darme cuenta, comencé a engancharme a el, a su lado me sentía especial y solo a él, le conté los secretos que nunca hubiera contado a nadie, mentía a Luis diciendo que tenía que presentar un trabajo del hospital, para poder sentarme delante del ordenador con el.

Durante 6 meses hablamos de todo lo que se puede hablar, desnude mi alma contándole mis deseos, mis sueños, mis preocupaciones y mis anhelos, durante ese tiempo el estaba en mi mente y cada experiencia que tenía la imaginaba a su lado. Cuando mi marido me hacia el amor, cerraba los ojos y era a Iñigo a quien veía, era él a quien acariciaba y a quien sentía, era él a quien gritaba... te deseo!!! Luis seguramente algo sospechaba pero estaba encantado con la nueva Elena.

Ninguno de los dos sabíamos como era el otro, yo le confesé que la foto del perfil era de una amiga y el confesó que había hecho lo mismo, decidimos no enseñar las fotos para no romper la magia...

Nunca en mi vida había sentido la necesidad de masturbarme, nunca hasta entonces... la primera vez que Iñigo hablo conmigo por teléfono, sentí derretirme por dentro cuando escuche su voz grave, mientras el me hablaba... me sentía flotar en una nube y mi sexo comenzó a fundirse, casi sin darme cuenta mis dedos comenzaron a acariciarlo mientras con la otra mano sujetaba el teléfono, tumbada en la cama y mientras mi hija jugaba a las muñecas en la habitación de al lado.... Iñigo no sabia nada, el seguía hablando y contándome el sueño que había tenido, mientras... mis braguitas empapadas habían caído a la altura de los tobillos y mis dedos entraban y salían en mi sexo húmedo y cálido.

En cualquier momento mi hija podía entrar y descubrirme, pero hacia tiempo que mi sentido común había sido vencido por el deseo... en ese instante mi respiración se tornó en jadeos y mi cuerpo me abandonó, sin poder desahogarme por completo, comencé a convulsionar con espasmos de placer, mi cabeza ladeaba a un lado y al otro sin poder evitarlo y un gemido ahogado se escapó de mi boca reseca...

· Estas bien??

Preguntó Íñigo...durante unos segundos permanezco todavía jadeante sin poder contestar...

· Si estoy aquí, perdona tenia la la niña por aquí dando guerra...

Por supuesto era mentira... mientras hablaba, me subía las bragas que todavía estaban empapadas.
Sin tan siquiera pensar mis palabras le digo...
· Quiero conocerte en persona Iñigo...


Durante unos segundos queda callado, el silencio se apodera de la conversación y mi corazón se acelera a la espera de la respuesta, nunca hubiera pensado que un hombre pudiera rechazar quedar con una chica... pero en ese instante comienzo a tener mis dudas de que la respuesta fuera un si. Tras unos instantes vuelvo a escuchar su voz..
· Si me encantaría, pero... antes de vernos me gustaría jugar a un juego...¿¿ te atreves??

· Que clase de juego?.-mi corazón se acelera... realmente aquello parecía excitante pero quise disimular mi excitación-

· No te lo puedo decir... solo quiero que sepas que... descubrirás sensaciones que nunca antes hubieras imaginado ni que existieran..

· Me encantaría, pero... solo si tu eres uno de los protagonistas del juego...

· Claro por supuesto... los dos somos protagonistas... jajaja

· Entonces me encantaría...
· Bueno durante unos días no sabrás nada de mi, cuando te llegue un mensaje habrá comenzado el juego, deberás hacer lo que te indique, estas de acuerdo?

· Si, esperare el mensaje...

Durante esa semana, la ansiedad se apoderó de mi, mientras estaba en el hospital mi mente comenzaba a volar, iba a quedar con un completo desconocido...pero realmente lo necesitaba, necesitaba conocer a esa persona que conseguía hacer revolotear las mil mariposas en el estomago, él y solo él conseguía hacer que mi cuerpo se comportara como nunca lo había hecho...
El viernes sonó el móvil, era un mensaje... al abrirlo y ver que era suyo, mi corazón golpeó con fuerza contra el pecho...
-El juego ha empezado... te espero a las 10 en la plaza de La Concordia, siéntate en el banco que hay frente a el estanco, te espero.-

Todo era una autentica locura pero... hacia tiempo que mi corazón no hacía caso a mi cabeza... la tarde del sábado dije a mi marido que había quedado con las amigas para cenar, ni tan siquiera me preocupe en organizar una coartada... por la tarde perdí un buen rato mientras me ponía guapa, busqué mi ropa intima más bonita, un tanga y un sujetador de puntilla blanco a juego, un vestido blanco palabra de honor con la falda por encima de las rodillas y por último unos zapatos de tacón alto, todavía no había estrenado pensando que eran demasiado provocativos para una madre...
Durante el camino, el miedo y la excitación me acompañan a partes iguales, a menudo he imaginado como seria esa persona que con sus palabras me había hecho volver a sentirme como una chiquilla de 15 años, quería saber como era el rostro de aquel hombre que con su voz grave hacía que me estremeciera y traicionando todo lo que había sido hasta ahora.
Una vez en la plaza localizo el banco en cuestión y me siento en el, espero durante unos minuto observando el ir y venir de los chavales que acaban de salir de fiesta, es una noche de agosto, hace calor y en la calle se mezclan todo tipo de gente. En ese instante el ruido de un mensaje me despierta de mis pensamientos, al abrirlo mi corazón vuelve a darme un golpecito...
-Estas aquí, eso quiere decir que quieres jugar...pon la mano en la parte de abajo del banco y lee la nota que hay -.

Hago lo que me pide el mensaje, encuentro una nota pegada con celo en la parte de abajo del banco y comienzo a leer...
-Enhorabuena!! has conseguido la primera prueba, ahora deberás ir a los baños masculinos de un pub llamado “Single II” se encuentra a unos 100m calle abajo, allí tendrás las nuevas instrucciones.-

Tal y como pasa la noche el nudo en el estómago comienza a agrandarse, la ansiedad comienza a apoderarse de mi, necesito que el juego termine pero a la vez noto como sin darme cuenta mis braguitas han comenzado a humedecerse.
El pub esta lleno de veinteañeros, dentro hace muchísima calor y mi vestido no tarda en pegarse a mi piel dejando al descubierto la forma de mis pechos, camino con dificultad entre la muchedumbre y llego al wc, el de los chicos esta ocupado y espero fuera, el wc de las chicas se abre pero no entro, el chico que espera tras de mi se sorprende cuando en vez de entrar en el que me corresponde entro en el de chicos... seguramente ha imaginado que... -algo esta buscando cuando quiere entrar el el mismo wc en el que entro yo-... por lo que sin decir nada entra tras de mi y me sujeta por la cintura a la vez que una de sus manos sujeta uno de mis pechos... En ese instante lanzo un grito y me vuelvo golpeándolo con fuerza...
· Que haces hijo de puta??? suéltame o te pongo una denuncia por acoso..

· Vale vale putita no te pongas así, ya me voy...
Cierro la puerta con fuerza y permanezco de pié apoyada contra la puerta, mientras fuera sigue escuchándose la música atronadora. Una vez he recuperado el aliento, hay algo que me sorprende... aquel chico ha conseguido excitarme, sentir sus fuertes manos acariciándome con brusquedad han hecho que mis pechos se endurezcan y vuelvo a sentirme otra vez húmeda...
¿Seria posible que aquello formara parte del juego? estoy excitada y confundida, por un momento casi se me olvida lo que me había llevado hasta allí. En ese instante suena el móvil de nuevo y un nuevo mensaje aparece en la pantalla...
-Mira tras la cisterna -

Recojo el móvil y hago lo que ordena el mensaje, tras la cisterna hay otra nota y en ella se puede leer...

- Deberás quitarte el tanga y el sujetador y tiralo a la basura, te espero en el privado del pub “Dalí” situado al final de esa misma calle.

Que estaba haciendo? Mientras me quitaba el tanga, no podía dejar de sorprenderme a mi misma, hasta que punto estaba dispuesta a llegar por aquel hombre... hice cuanto ponía en la nota y deje en aquel sucio baño mi bonita ropa íntima.

Al salir del lavabo sentí miedo por el chico que me había abordado hace unos minutos, si volvía a hacer los mismo que antes... se daría cuenta de que no llevaba nada... buff no quería ni pensar. Pase entre la multitud y volví a salir del pub, me sentía liberada y excitada, las manos de aquel chico habían conseguido hacerme sentir una sensación insospechada hasta entonces.

El siguiente pub era similar a los otros, lleno de chavales bebiendo y bailando, el mismo calor que hace que la ropa se pegue al cuerpo y la misma dificultad para cruzar hasta llegar a la zona de los wc. Una vez allí veo unos chicos apoyados contra la pared, hay varias chicas esperando para entrar en el lavabo y mi corazón da un vuelco cuando al fondo del pasillo veo una puerta con la palabra privado, camino hasta allí abro la puerta y entro en la estancia, al cerrar tras de mi, el ruido del bar disminuye y se convierte en un murmullo.

Todo esta oscuro en el interior, huele a humedad y cerveza, entre la oscuridad comienza a vislumbrarse las figuras de cajas y bultos, en ese instante...Una fuerte mano me sujeta por detrás sujeta mi cintura y me tapa la boca, quiero gritar y comienzo a moverme para intentar zafarme de aquel extraño, el miedo se apodera de mi y en el forcejeo el me habla al oído...

· Tranquila soy yo no grites.... soy Iñigo

Es la voz de Íñigo... en ese instante dejo de de forcejear y el separa lentamente la mano de mi boca, comienza a besar mi cuello, lo siento tras de mi y me estremezco sintiendo como toda mi piel se eriza, intento darme la vuelta pero el me sujeta fuertemente y me mantiene ahí, siento como su cuerpo se pega al mio mientras sus manos comienzan a explorar cada rincón de mi cuerpo...

· Que hacías aquí putita? Te voy a tener que cachear no me fío de las zorras que entran sin llamar donde no deben...

Una mezcla de deseo e incredulidad me asalta... se comportaba como nunca lo había hecho hasta ahora, sin embargo... mi sexo desnudo ha comenzado a humedecerse... mis pezones se endurecen con cada palabra de desprecio, con cada beso en mi cuello desnudo..,de una manera que no alcanzo a entender, sus palabras hirientes hacen que me excite más y más por momentos
· Estas caliente eh zorra... vas a ver lo que es bueno...

Sus manos acarician mis piernas, suben por mis muslos y rozan mi sexo, esta húmedo, el se recrea rozando con su dedo corazón esparciendo mis flujos hasta llegar a mi culito. Sus dedos no paran de moverse, se cuelan con facilidad y comienza a penetrarme con el dedo corazón y anular juntos, yo no puedo evitar mover mi culo al compás de sus dedos en mi...
· No me fío de ti, voy a tener que inmovilizarte...
El sujeta mis manos y en un rápido movimiento ata mis muñecas con unas esposas... sin tiempo siquiera para resistirme, me empuja hacia delante y mi cabeza queda reclinada sobre una caja de cartón de servilletas de papel...me siento humillada y sucia, igual que una vulgar prostituta, pero sin saber porque todo mi cuerpo me pide mas, necesito sentirlo y comienzo a gemir de placer cuando sus dedos se cuelan por encima de mi culo y vuelve a acariciar mi sexo desnudo.

· Hoy vas a saber que es un hombre puta... vas a saber como te folla una polla de verdad...
No puedo moverme, me sujeto sobre mis tacones de forma inestable, con las manos atadas tras de mi, el se recuesta sobre mi bajando mi vestido bruscamente, dejando al descubierto mis pechos que quedan colgando, los noto muy duros e hinchados, se que mis pezones se han endurecido y comienzo a sentir sus manos acariciándolos, los acaricia de abajo a arriba terminando por pellizcar ligeramente mis pezones,
· Que tetas tienes zorra!! me ponen a mil... mira como tienes los pezones mira que estas cachonda!!!

Sentía el roce de su cuerpo tras de mi, no podía dejar de gemir de deseo, quería sentir su polla en mi, no había nada que deseara más... todo mi cuerpo se estremecía de placer, mi culo intentaba frotarse contra su paquete mientras el seguía presionando mis pechos. En ese instante hablé...
· Quiero sentirte en mi, por favor hazme tuya no aguanto mas, necesito sentirte...

· Te crees que no lo se guarra?? ahora vas a ver lo que es un hombre...

Subió mi falda y el bonito vestido quedó enrollado sobre mi cintura, con un pequeño empujón separó mis piernas que quedaron arqueadas, dispuestas a recibirle, necesitaba sentirlo, si sexo chorreaba y mis caderas se movían en círculos como los de una autentica guarra, haciendo lo posible por sentir su presión. En ese instante lo sentí, sentí su pene rozando mi sexo, no podía dejar de gemir...
· Quiero que me folles!!! por favor entra en mi....
Mis palabras eran entrecortadas, una autentica súplica, jamas había utilizado palabras semejantes, pero estaba perdida por completo... noto la punta de su pene entrando en mi, solo la punta pero muevo mis caderas intentando sentir su fricción... en ese instante el sujeta mis caderas y tras un segundo de espera me embiste con fuerza y toda su polla entra en mis entrañas, es un golpe tan fuerte que uno de mis tacones termina saliendo y casi caigo si no llega a ser por que el me sujetaba con fuerza.
· Vas a gozar como una zorra, nunca nadie te ha metido algo así..
Un grito ahogado sale de mis entrañas al sentir su enorme polla penetrándome como el cuchillo a la mantequilla, me llena por completo, mucho mas que lo que había sentido hasta ahora... poco a poco comienza a moverse y su miembro duro entra y sale en mi con facilidad, mi coñito húmedo y caliente hace que resbale en mi interior, siento la fricción que me hace enloquecer de placer.
Como algo lejano se puede escuchar la música del local al otro lado de la puerta, mientras mis gemidos se mezclan con su respiración acelerada, su cuerpo choca una y otra vez contra mi culo, abro mis piernas todo lo que puedo a pesar de no poder moverme apenas, mis pechos se mueven arriba y abajo al compás de sus embestidas, siento que todo todo mi cuerpo esta apunto de abandonarme, mi boca reseca por el deseo grita al sentir los primeros espasmos de placer, por mi cuerpo comienzan a recorrer las convulsiones y no puedo evitar gritar al llegar un maravilloso orgasmo.
· Yaa sigueee ahhhh sigue no pares, ahhhhh, ahhhhh
Nada mas terminar y sin dejarme tiempo a respirar, noto como su cuerpo se tensa, me sujeta con mucha fuerza y me golpea como un autentico toro, sus músculos se endurecen a la vez que un gruñido de placer retruena en la habitación siento como un cálido chorro de semen entra en mi y me llena por completo. Fuertes embestidas siguen penetrándome hasta que poco a poco y paulatinamente todo termina...

Noto como sale de mi y tras unos segundos, comienza a vestirse, yo permanezco apoyada con mi cabeza sobre la caja de servilletas, intentando mantener el equilibrio hasta que por fin suelta las esposas que me impedían moverme, caigo al suelo mugriento y noto como la puerta se abre tras de mi y vuelve a cerrarse. Permanezco durante unos minutos recostada en aquel lugar mugriento, semidesnuda y con su semen recorriendo mis muslos en finos hilos que terminan goteando sobre el suelo. En que me he convertido? Me avergüenzo de mi y de mis pensamientos y sin embargo no puedo evitar desear volver a verlo al precio que sea...

Tras unos instantes tendida en el suelo, mi cuerpo comienza a reaccionar, me levanto y salgo de aquel lugar, me encuentro sucia, con la ropa a medio poner y el semen recorriendo mis muslos, al abrir la puerta vuelve a oírse el ruido del local, pero yo estoy en una nube, apenas escucho o veo nada, sigo caminando hasta llegar a los baños, están llenos de chicas que pretenden entrar por lo que me doy la vuelta y marcho de aquel lugar, con la prueba del pecado recorriendo mi cuerpo...

Tras aquella noche no pude volver a hablar con Iñigo, me sentía como una autentica fulana, pero una y otra vez mi cuerpo me traicionaba, no podía dejar de recordar aquella noche y cada vez que lo hacía, mi sexo se humedecía y mi corazón palpitaba con fuerza, necesitaba volver a tenerlo dentro de mi, acariciar su cuerpo y ser poseída por él una vez mas... durante esa semana se convirtió en una obsesión...



Dicen en foros, que es muy común que te pidan hablar por teléfono. En ese caso, siempre existe la posibilidad de llamar (nunca recibir) en modo de número oculto para conservar el anonimato.

En éste caso, ella pedirá el teléfono y llamar al interlocutor que le habrá dado el teléfono. Yo simplemente estaré a su lado escuchando y poniendome a mil, escuchando lo que ella diga, haga, o escuche del otro lado de la línea.

1 comentario:

Siéntete libre de comentar. Pero esta no es una web de contactos.