Páginas vistas en total

Yo juego mientras él espera.

Veo muy común leyendo en internet y en foros, las dudas que les salen a las esposas que han descubierto este nuevo mundo, hasta ese momento, desconocido de los Cornudos-Consentidores.

Voy a tratar de aportar desde mi experiencia un poco de luz a este aspecto. 

Intentaré que sea lo más práctico y real para las esposas dudosas que buscan información desde la experiencia..

No creo que se deba considerar este artículo como una guía para todas, pero no descarto que pueda servir a más de una pareja para ver los beneficios y los contras de esta práctica y afianzar así su relación de pareja:


¿Así que ahora eres una más entre los millones de mujeres que se enteraron de que su marido fantasea con  que tengas sexo con otros hombres? 

¡Bienvenida al club!  

Espero que hayas pasado el shock inicial. Tal vez incluso has llegado al punto en el que no es necesario que te diga lo afortunada que eres. Si no es el caso, entonces debes saber que puedes llegar a este punto si sigues lo que otras mujeres como yo hemos aprendido.

Si eres como la mayoría de nosotras, no eras consciente al principio de que tu marido tenía estos deseos. Llevabas tu vida matrimonial pensando que conocías a tu marido mejor que él mismo. ¡Ja, ja! Muy gracioso.


Dependiendo de cuánto tiempo lleves casada, las cosas pueden o no haberse enfriado en el dormitorio. Acéptalo. La rutina llega a todas las habitaciones. Si no te ha pasado, no creas que no te va a pasar. Algunas de vosotras quizá ya haya tenido alguna aventura o incluso pensaron en dejar a su marido por puro aburrimiento. Entonces, de alguna manera, se enteraron de su fantasía secreta y optimistamente pensaron que ahí había una solución para los dos. Eres afortunada, incluso si aún no lo sabes.


Él quiere que tengas relaciones sexuales con otros hombres. ¡¡¡ Wow !!! 


¿Te sientes insegura al respecto? Es normal. No te sientas sola. Yo también lo estuve, como casi todas.  Tan solo tómate un momento y sin prejuicios piensa en el potencial.  

Tan solo observa a todas esas mujeres infelices que hay por ahí, en matrimonios aburridos y sin casi sexo. Sólo mira a esas mujeres a tu alrededor que tienen aventuras, mintiéndose a sí mismas y a sus maridos, y corriendo el riesgo de un mal divorcio. No te rías de ellas. Ellas fueron una vez como tú o podrías ser tú. Pero ahora tu resultado final no será el de ellas. Si lees esto y lo sigues, vas a encontrarte en un camino que te llevará a la plenitud sexual, sintiéndote tan segura como cuando estaban recién casados, enamorada de nuevo de tu marido y apreciándolo más que nunca.

Estás en el camino de convertirte en una "hotwife". ¿Nueva esta palabra para ti?


Una"hotwife" es una mujer libre de tener relaciones sexuales con otras personas con conocimiento, aprobación y ayuda de su marido. El nivel de participación de su esposo puede variar. De hecho, va a depender de ti. Algunas esposas juegan completamente por sí solas, sin interacción de su marido. Al principio es lo normal, ya que da verguenza el abrirte a otro macho en presencia de tu marido. Otras disfrutan si su marido mira y participa. Sin embargo, en todas estas relaciones la mujer es libre de jugar con otros, mientras el marido permanece completamente monógamo y fiel a su esposa  para siempre.



 ¿repite esto último?


¿Suena loco?  

Pues créeme cuando te digo que es fácil de lograr y tu vida sexual va a ser mejor de lo que imaginaste. En esta nueva relación, al marido se le suele llamar "cornudo" o "cuckold" en inglés, lo cual significa "hombre con esposa infiel". Por supuesto, "infiel" es una palabra inapropiada aqui, ya que las acciones de la esposa no se ocultan al marido, y él es muy consciente de sus actividades, pero de momento no existe una palabra que lo defina mejor. De hecho, la aprobación y consciencia del marido es uno de los ingredientes más importantes. Esto le excita a él como nada que haya hecho antes. Supongo que si estás leyendo esto es porque finalmente supiste de los deseos de tu marido y estás analizando el estilo de vida "hotwife". Bien por ti, pero puede que desees consejos muy prácticos.

En primer lugar, ve poco a poco. No te apresures. Tener un marido que disfruta de este estilo de vida es diferente, así que primero que nada necesitas nutrir la relación, al tiempo que te mueves hacia este estilo de vida poco a poco. Puede ser que tome su tiempo antes de que te sientas plenamente cómoda teniendo sexo frente a él, o quizás él puede requerir un tiempo para acostumbrarse a ver o saber que intimas con otros hombres. Lo que querrás hacer es alentar sus anhelos para que puedas estar con otros hombres, y hacerlo tan placentero para él como lo será para ti.


Si vas despacio y sigues estos consejos, con el tiempo tendrás un marido que te permitirá hacer cualquier cosa sexual. ¡Cualquier cosa! Y él querrá que hagas más. Se va a encontrar a sí mismo buscando sólo  tu satisfacción (tal vez más que tú) y se desvivirá por ti. Él tendrá su satisfacción sexual de tus encuentros con otros hombres y, más importante, se sentirá atraído por ti como nunca antes, 


¡ estará más enamorado de ti que en cualquier momento en su matrimonio! 
 Increible, ¿verdad?
 

No temas, eso no significa que no seguireis haciendo el amor juntos. Sigue leyendo...

En el estilo de vida de una hotwife hay tres niveles u opciones de participación de tu marido:

  1. Te encuentras a solas con otros hombres, sin participación de tu marido. Él podría jamás conocer o verse con los otros hombres en tu vida. Te reunirás con ellos por tu cuenta, y harás todos los arreglos sin la aprobación de tu marido. Los otros hombres pueden o no saber acerca de tu estilo de vida, o ser conscientes o no de que tu marido sabe acerca de ellos. Puede que ni siquiera sepan que estás casada si decides ocultar tu anillo y hacerte pasar por soltera o separada.

  2. Te encuentras con otros hombres en compañía de tu marido, con él conociéndolos a ellos y ellos a él. Sin embargo, cualquier interacción entre ambos es más a nivel social o de amistad. Tu marido no está involucrado en ninguna actividad sexual entre tú y el otro hombre. Tu marido incluso podría ser quien encuentre a estos otros hombres o ayude a hacer los arreglos para que tú puedas reunirte con ellos (hacerte tus "citas"). Reservar los lugares, reservar mesa, comprarte la ropa especial, etc,  Pero tu marido no será parte de tus  encuentros sexuales.

  3. Tendrás relaciones sexuales con otros hombres en presencia de tu marido, incluso participando él en algún juego sexual que involucre a los tres. Es la disposición más clásica a largo plazo. Tú participas en juegos sexuales con tu amante mientras tu marido ve pero el centro de antención eres tu y tu amante.

    Como una extensión de esta situación, puede haber participación del marido en un clásico trío.
    Esto podría implicar un grado de sexo en el que los tres estén de acuerdo. Algunas mujeres prefieren que su marido se involucre sexualmente, es su elección. Como verás, todo depende de TUS preferencias.

Cualquiera de estos niveles puede ser apropiado, dependiendo de la pareja y lo que prefieran. Es importante saber hasta dónde tú, y en menor medida tu esposo, quieran que lleguen las cosas, así que es importante una comunicación plena, para establecer las metas y límites. Sólo asegúrense de que "el tercer" hombre entiende perfectamente todo. Es importante para él saber por adelantado dónde encaja en la relación de la pareja. Es mejor que no hayan malentendidos con "el tercero".  También es importante que se respeten los límites que tú estableces (tú pones los límites).

Con las técnicas adecuadas, una nueva hotwife puede aprender rápidamente cómo sacar el máximo partido de sus encuentros sexuales y ayudar a su esposo a encontrar nuevos niveles de placer de un papel más pasivo de lo que probablemente haya experimentado antes en su matrimonio. Esto toma tiempo, pues la mayoría de los maridos están acostumbrados a ser el cónyuge a cargo del "control" familiar.


Conforme comiences, debes recordar un hecho muy importante: el ser hotwife no es sólo un asunto de sexo. Se trata también de CONTROL. Si eres como la mayoría de las mujeres, hasta el momento tu marido ha llevado el control en su matrimonio. ¿Cierto? Bueno, ahora puedes cambiar eso. Quizás de alguna manera, ya eras tú la que llevaba el control, aunque aparentemente parecía que era él. En este caso, estás más cerca.


Ser hotwife tiene que ver con lo que TU quieres. TU placer sexual. TU control sexual. 


Sé que suena extraño. Pero una vez que lo hayas experimentado lo disfrutarás muchísimo. Piensa en ti, no en él. Por muy egoísta que pueda parecer en un primer momento, al hacerlo le excitarás más que con cualquier cosa que hayas hecho hasta ahora. El cambio en ti comenzará a entusiasmarlo. E Indirectamente le estarás haciendo feliz a él.

Ahora, esto es lo que hay que hacer las primeras veces. Después de eso, una vez que le hayas tomado el gusto (y él esté sediento de más), podrás hacer lo que te dé la real gana. ¡Finalmente tú serás la hotwife! (no leerás cosas como ésta en cualquier otro sitio).


Recuerda la regla # 1 - El objetivo es que tengas el control del sexo, no él. Harás lo que quieras, cuando quieras, como quieras, con quien quieras y harás que él se adapte a ello. ¿Entendido? En primer lugar, hay que establecer las bases desde el principio. Si lo haces bien, será totalmente fiel y un marido perfecto para ti, a medida que aprenda a conseguir su satisfacción sexual en este estilo de vida, como resultado de tu propia satisfacción. Entre tanto, tú podrás tener diversión con tu nueva libertad y dejarás escapar la pequeña zorra que está guardada en el interior de cada mujer.

NO permitas que sea él quien decida qué tipo de relaciones sexuales ni cuánto sexo debes tener, ni con quién. Recuerda esto: NI VOZ, NI VOTO. Él no debe tener nada qué decir acerca de si tú masturbas a un hombre, o si decides follar con todo el personal de Starbucks. Él no debe tener ni voz, ni voto, en si te metes en la casa de otro hombre o si metes un tipo en tu dormitorio. Él no deberá opinar acerca de si vas a la casa de otro hombre o si metes un tipo en tu cama.  ¿Quieres ser quien esté al mando? Confía en mí, ¡te encantará una vez que esto ocurra, y a él también! (incluso aunque él no sepa por qué).


Cuando decidas que saldrás a verte con alguien, o que recibirás a alguien, simplemente avísa a tu marido en tono informativo, pero hazle parte del plan, sin darle opción en el asunto. Dile: "tengo cita con alguien mañana por la noche". O dile: "saldré con alguien el viernes por la noche y tengo planeado venir a casa con él después". ¿Te ocupas de todo? Eso es todo. Te sorprenderá su "colaboración". Puedes compartir tantos detalles como quieras (antes y después), pero no le dejes intentar influir en ti, ni le permitas que le dé forma al evento. Sé firme. Déjale claro que estás tomando la decisión porque es lo que quieres TÚ. Toma el control de tu sexualidad y controla el aspecto de tu relación para esa noche. Envíale el mensaje claro de que tú estás al mando.
Otra cosa que puedes hacer, es involucrarle, pero sin darle el control.  Pregúntale "cómo te podrías vestir para la cita", o pídele que necesitas tal prenda para tal día. Él se desvivirá por complacerte. Ya lo verás. De esta manera sereis complices, pero el control lo sigues teniendo tú, sin despreciarlo a él. Y siempre le puedes recordar que era "él" el que quería verte con otro.

Si quieres, está bien decirle lo que vas a hacer antes de hacerlo. Eso es una gran parte de la emoción para muchas parejas. Comparte todos los detalles que desees. Pero la idea es hacerle saber que has tomado la decisión en base a TUS necesidades y deseos, y que sus necesidades son secundarias en relación a las tuyas en estos momentos. Hazle saber que eres una mujer caliente que se ha encargado de conseguirse satisfacción sin necesidad de él. La idea de que irás con otro hombre para tu satisfacción sexual lo volverá loco de deseo por ti (¡confía en mí!). Ya sé que AHORA es dificil de creer.


También es importante mantenerlo involucrado en cada paso. Comparte todo. Dependiendo de su nivel de relación, es posible que desees mantenerlo al tanto de tus conversaciones con el otro, compartirle detalles de tus planes, etc. Es importante mantenerlo involucrado, pero como espectador y no como participante. Esto crea una experiencia cargada de sexualidad para él, ¡incluso antes de que tengan sexo en lo más mínimo! Si estás pensando en llamar a alguien para estar con él una noche del fin de semana, díselo. Deja que el suspenso y la emoción emerjan. Es un juego. Compártelo con él y ello hará las delicias de ambos. Cuando otro hombre te diga algo sugerente o un piropo, compártelo con tu marido. Verás como lejos de ponerse celoso y enfadadado se excitará y verá que no tienes secretos  para él..

Cuando llegue el gran día de conocer íntimamente a otro hombre, sé "deliberadamente" fría y distante con tu marido todo el día. Dale algunas tareas para mantenerlo ocupado, tal vez algo que le ayude a prepararse para la noche. Envíalo a comprar una buena botella de vino o pídele que ordene la casa.


Muchas parejas disfrutan del ritual del marido ayudando a que la mujer se prepare para una cita. De alguna manera es su manera de participar. Puedes hacer que te ayude a bañarte o ducharte y que te seque. Que te depile las piernas. Haz que te escoja tus bragas y tus medias. 


Yo charlo con mi marido y medio en broma le digo que me preparo para la polla de otro hombre, etc. Su excitación se ve a través de los pantalones. Alguna vez he estado a punto de quedarme, pero no, tienes el control. Después ya habrá tiempo de compartir con tu marido "Cornudo".

Hacer esto sienta las bases desde el principio. Te pone al mando y crea una atmósfera en la que él comienza a cederte sus derechos mentalmente, como parte de cederte a otro hombre. Hacer esto también refuerza el nuevo poder que ahora tienes, y sobretodo reforzará la confianza en la pareja como nunca antes la habias experimentado. También hará que el sexo sea más intenso entre los dos durante los siguientes días, cuando de nuevo él se hará cargo de ti. Es una parte importante del juego que tiene un atractivo poderoso, y les hará más unidos.


Ya que estás teniendo un hombre de más (otra ventaja), haz que tu marido ordene las áreas en las que te divertirás (la sala de estar, el dormitorio, etc). Que baje las luces, encienda unas velas y ponga algo de música tranquila mientras esperas. Si él va a estar presente, indícale que prepare un área desde donde pueda mirar sin interrumpir.

Cuando el hombre llegue TODO deberá cambiar. Discute de antemano cuál es el papel que tu marido tendrá. Suponiendo que él esté presente, hay ciertas cosas que puedes hacer para marcar la pauta y crear una noche inolvidable para él y para ti.

En primer lugar, ten preparado un sitio en el que se siente sin estorbar, para que tú y tu otro hombre puedan seguir COMO SI TU MARIDO NO ESTUVIERA (esto es muy importante). Yo suelo pedir al otro hombre que ignore a mi marido. Después de las bromas iniciales, mi marido rara vez interactúa con nosotros. La emoción de experimentar sexualmente con un nuevo hombre, mientras al mismo tiempo enciendo al hombre que amo, es difícil de explicar, pero increíblemente excitante.


Un consejo que yo aplico muchas veces cuando la cita es en mi casa. Si tu marido sabe cocinar, le encargo que prepare la cena para "dos" para cuando hayamos "acabado". Si no sabe cocinar, yo le mandaría a comprar algo de cena en algún lugar de la ciudad. Asi la velada se vuelve del todo entretenida y morbosa. 

Mi marido sirviéndonos la cena después de haber "follado" con el invitado, ummm. No me digais que no es morboso.

Cuando el hombre llega a tu casa dejas de lado la timidez y no tengas charlas de una hora. Éste es un error común. Es demasiado innecesario prolongar las cosas. Todo el mundo sabe que está ahí para tener sexo contigo. No hay razón para retraso alguno. Dado que se trata de sexo, busca la primera oportunidad para romper el hielo y empezar a trabajar. Por experiencia, pídele a tu marido que vaya a preparar algo. Y en ese momento, lánzate. Cuando vuelva y os encuentre en plena faena, ya habrá pasado lo más dificil. Esto es parte del "hacerte cargo" que viene con el control que has asumido. Muestra tu deseo del otro hombre iniciando la intimidad mientras tu marido observa. Si lo conozco de citas anteriores, a menudo le doy al hombre un prolongado beso en la puerta, quizás incluso frotando ligeramente su entrepierna, dándole oportunidad de devolver la caricia.


Entonces lo llevo a la sala de estar, con mi marido ya sea siguiéndonos o esperándonos. Dependiendo del hombre, a veces pongo un video para adultos en la televisión con el volumen apagado y música agradable escuchándose bajita a manera de fondo. Con una buena copa de vino, que encargo nos sirva mi marido.  Ésta es una forma segura de que las cosas funcionen sin mayor demora.


Puedes esperar unos minutos si quieres, o salvajemente quitarte la ropa y saltar sobre él, o llevarlo a la habitación. O dejarlos a ambos tomando una copa, y desaparecer para volver a aperecer en escena cambiada con algun conjunto de lenceria de infarto, y dejarles a los dos con la boca abierta. Todo depende de ti. Tú eres la hotwife. Tú tienes el control. Una ventaja es que el otro hombre respetará tus deseos (él también no querrá quedar mal contigo en su función de amante). A algunas mujeres les gusta incitar a sus maridos un rato. A otras simplemente les gusta tumbarse y empezar a chupar en pocos segundos. Todo depende de ti. Haz lo que te excite. Tú estás al MANDO.


Mi consejo es no mirar a tu marido ni hablar con él, especialmente durante las primeras veces. Muchas mujeres sienten la necesidad de hablar con su marido para estar seguras y ver si se siente bien. Pero trata de evitarlo. Trata absolutamente de PRETENDER QUE ÉL NO ESTÁ AHÍ. A los maridos "mirones" les encanta esto. A ellos les fascina pensar que están viendo anónimamente que tienes una aventura sexual secreta. Ellos quieren ver que te pierdes con tu amante, mientras observan en un asiento de primera fila el mejor porno en vivo que jamás habrán podido experimentar.


Aquí más consejos para las primeras veces. ¡DISFRÚTALO! Saca a tu marido de tu mente. No seas tímida o actúes inhibida. No tengas miedo a gemir y gritar y gritar con pasión. Presta atención a tu amante exactamente igual a como lo harías si estuvieras totalmente sola con él. Si fuera necesario, no dudes en pedirle a tu marido que te traiga preservativos, crema o algún juguete.


Muchas mujeres se sienten inhibidas y reservadas con sus maridos observándolas, pero esto dificulta lo que quieres lograr. Él quiere verte en la agonía de la pasión salvaje, sin que te importe el mundo (y menos tu marido). Puede tomar algo de tiempo lograrlo, pero ponerlo fuera de tu mente debe ser su meta.


Aquí está otro consejo: trata al amante como trataste a tu marido cuando eran novios. Chicas, saben lo que esto significa. ¡Dejen salir a la puta que llevan dentro! Muchísimo sexo oral. Muchísimo follar. Varias veces si es posible. Dale todo lo que él quiera, hasta que no pueda ver bien y no pueda caminar en línea recta. Cuando termine, continúa mimándolo exactamente como lo harías con tu marido, hasta el mismísimo  beso de buenas noches en la puerta.


Y cuando se ha ido, ¿piensas que ya acabó y es tiempo de dormir un poco? 

 ¡Sorpresa, chica! No estás ni cerca de haber acabado.

El siguiente paso es MUY importante si quieres seguir haciendo esto toda la vida sin problemas. Es importante que tu marido apoye tu estilo de vida hotwife y que esté detrás de ti en todo. Por lo tanto, incluso si estás cansada, debes inmediatamente poner toda tu atención en él. Se acabó el distanciamiento y los juegos de prohibición de sexo que la hotwife ha jugado anteriormente y hazte ¡TODA SUYA DE NUEVO!


Permítele reclamarte como suyo. Hazle saber que sigues siendo su esposa y que lo amas incluso MÁS por haberte permitido esta noche de placer. Dependiendo de la pareja, pueden o no tener relaciones sexuales de inmediato, o incluso por varios días después (esto depende de ustedes dos). Él pudo haberse masturbado antes, mientras te miraba. Sé de algunos maridos que sólo miran sin tener erección, pero luego terminan follando como locos a sus esposas durante días después de la fecha. Cada relación es diferente. Hagan lo que es correcto para ustedes dos.


Pero tan pronto como el otro hombre se aparta de ti, debes estar de regreso en los brazos de tu esposo y convertirte en su esposa y amante de nuevo. Asegúrate de que él reciba el amor, el placer y la libertad que él necesita para reforzar su deseo de verte haciéndolo de nuevo.


En los próximos días hazle saber que lo amas y preocúpate por él, que sepa que eres su esposa para siempre. Más importante aún, recuérdale que amas el hecho de que te permita disfrutar de este estilo de vida. Dile lo mucho que disfrutaste esa noche. Provócale mientras recuerdas la noche una y otra vez. Dile que no puedes esperar para volver a hacerlo. Dile lo bueno que es, lo  seguro de sí mismo y "único que es" al ser capaz de compartirte en la forma en que lo hace, y qué tanto valoras la libertad que te da.


Es probable que vayas a tener buen sexo con tu marido durante semanas después de la aventura, y él estará más atento y cariñoso de lo que era antes de empezar estos juegos. Éste es otro de los beneficios de este estilo de vida. Cuando esto ocurra, te habrás convertido en adicta a la forma de vida hotwife, y él también.


Si haces esto, este estilo de vida se convertirá en una parte importante de tu relación sexual y ello crecerá hacia la vida sexual más excitante que jamás hayan disfrutado juntos. 


Con el tiempo, el placer sexual más intenso de tu marido vendrá de ti,  AL TENER SEXO CON ALGUIEN MÁS, por loco que pueda parecer. ¿Y qué podría ser mejor para ti? Tienes la oportunidad de tomar las riendas de su vida sexual. Dejará de ver porno de por vida (estoy segura). Tienes la oportunidad de explorar nuevos horizontes sexuales que la mayoría de las mujeres casadas nunca experimentará. Tu marido te amará y adorará más de lo que jamás lo habrá hecho, y ambos estarán sexualmente satisfechos. 

Hay tanto por experimentar en esta vida que nunca te aburrirás. Si sientas las bases y haces lo correcto desde el principio, tendrás un marido de mente abierta. Un marido que te apoye y te dé la libertad de hacer lo que quieras con su bendición y apoyo. Para mí, no hay mejor matrimonio que uno que esté abierto y tolerante sexualmente. Sin mi amado esposo involucrado en mi nueva vida, yo probablemente estaría desde hace mucho tiempo divorciada y fustrada. Así que sal y empieza.

Yo juego mientras él espera. Inténtalo. ¡Te va a gustar!