Páginas vistas en total

Fin de semana con sorpresa en Paris

La verdad es que nos gustan las situaciones eróticas y atrevidas y hemos fantaseado con infinidad de escenarios, pero al final no nos hemos atrevido a hacerlas realidad (más bien no se ha atrevido ella).

 Esta pasada Semana Santa tuvimos cuatro días de vacaciones (de jueves a domingo), y decidimos ir a algún sitio a pasar el fin de semana. Pensamos en varios lugares (Canarias, , etc.), pero al final nos decidimos por París. Quisimos ir a un hotel de lujo que le teníamos ganas, pero al final no había presupuesto y fuimos a un pequeño hotel cerca del Arco del Triunfo, un hotel muy coqueto.

 Nos gusta mucho follar en vacaciones, porque estás libre de todo y de todos. No estás sujeto a horarios y no tienes que preocuparte por los vecinos, los hijos ni por nada. Lo que solemos hacer sin haberlo premeditado cuando vamos de vacaciones es dejar de follar unos días antes de salir (a veces incluso dos semanas), para llegar al destino turístico muertos de hambre sexual. Y así lo hicimos cuando fuimos a París.

Madrugón. Fuimos en Ave por comodidad. Casi siempre viajamos en avión, pero teníamos ganas de probar la comodidad del ave. Cuando llegamos a París estábamos hambrientos. Nos pusimos a buscar un lugar donde cenar y no fue difícil. Nos sentamos en una terraza cerca de la torre Eiffel y allí se nos pasó el tiempo volando. Regresamos al hotel andando, totalmente derrotados y mi mujer cayó rendida en la cama, incluso con dolor de cabeza. Nada más que contar de aquella noche. No era lo que hubiera soñado, pero teníamos el fin de semana por delante.

 Dormimos hasta la hora del desayuno y nos levantamos para ducharnos y salir a la calle. Me duché yo primero y cuando salí de la ducha vi a mi mujer, con bragas y camiseta, tan casera, tan apetecible, que le pedí que follásemos antes de salir. Mi mujer es de ideas fijas respecto al sexo. Y ella tenía por prioridad dar una primera visita turística por Paris. Pero insistí.

  Y tanto insistí, que me ofreció hacerme una paja o mamada antes de salir, con la promesa de follar por la noche con mucha más tranquilidad.


Pero pensé: a falta de pan... y le dije que sí. Me quité el albornoz y me tiré boca arriba en la cama y le pedí que me lo hiciera como bien ella sabe. Mi mujer es una excelente mamadora. La mejor del mundo. Sabe hacerla mirándote a los ojos y volverte loco.

 Pero yo quería algo más que una simple mamada. Me encanta la exhibición y le dije que aceptaba no follar a cambio de esa mamada, siempre y cuando la ventana estuviera abierta, con la emoción de que cualquier mirón nos pudiera ver. Total, allí no nos conocía nadie.

 Me dijo que no de forma rotunda. Todo eran excusas. Que podía vernos alguien con quien podíamos cruzarnos en pasillos, ascensor o restaurante. Que nos podían grabar. Que estaban muy cerca las otras ventanas. Y tenía razón. Nuestra habitación tenía un balcón con dos puertas enormes que, abiertas al máximo, dejaban ver nuestra cama desde muchas habitaciones del mismo hotel, ya que no era exterior, sino que daba a un patio interior muy amplio.

  Insistir siempre da premio y este fue un claro ejemplo de ello. Insistí hasta la saciedad, hasta ponerme pesado, recurriendo mil veces al por favor, hasta que aceptó hacerlo con las puertas del balcón abiertas de par en par, con la condición de que ella se quedaría en braguitas y en camiseta, no desnuda como yo pedí. Accedí a ese término en la negociación, porque sabía que el tiempo pasaba y si me ponía más pesado me quedaría sin nada.

 Así que tumbado boca arriba cerré los ojos, una vez abierto el balcón de par en par, consciente que podía ser observado por cualquiera que en ese momento se asomase a su ventana. Mi mujer se puso de rodillas a mi derecha, de espaldas al balcón, y se dispuso a hacer lo que tan espléndidamente hace siempre que ella quiere.

 Empecé a notar sus deditos en mi capullo. Un verdadero placer. Me la agarró por el tronco y comencé a sentir un verdadero escalofrío de placer por todo el cuerpo, añadido a que era consciente que aquella estampa podía estar siendo observada por cualquier curioso. Pero no me era suficiente y le rogué a mi mujer que se quitara la camiseta. Esta vez, con la calentura del momento, sí aceptó. A ella le gusta mucho mi polla cuando está completamente dura, y en aquel momento se daba el caso.

 Le pedí que fuera más despacio, porque yo quería que aquello durase más de lo que inevitablemente iba a durar si seguía con ese ritmo. Bajó su mano y se puso a jugar con mis huevos, delicadamente, para después hacer alguna incursión a mi zona anal. Mientras me acariciaba los huevos y el ano, mi mano jugaba con los bordes de sus braguitas, metiéndose mis dedos a veces hacía su interior, notando los relieves de su vulva, el vello de sus labios mayores, la humedad de sus labios menores y el sudor que, fruto de la calentura, había en la raja de su culo.

 No se había duchado todavía y su olor íntimo tenía una antigüedad de más de veinticuatro horas. Por ello le tocaba aquellos rincones y me llevaba los dedos a la nariz para después chuparlos, lo que me calentó mucho más. De forma casi instintiva, agarré el borde superior de sus bragas y tiré hacía abajo. En lugar de impedirme que se las quitara, adoptó una postura que me facilitó la maniobra, y fue ella misma quien se las bajó del todo y las tiró al suelo.

 Ya la tenía totalmente desnuda y a la vista de todo el que tuviera la suerte de asomarse de cualquier balcón o ventana de enfrente. Desnuda y de espaldas. Arrodillada a mi lado y con las piernas un tanto abiertas. El acceso de mis manos a su coño y su culo ahora era absoluto. Y ello podía verlo el mirón de turno. No quise conformarme con simples toques y caricias. Le metí dos dedos en su vagina, busqué y masturbé su clítoris. Ella, al calentarse cada vez más, me masturbaba con más fuerza, con más vigor, hasta que me dí cuenta que mi orgasmo era inminente.

 Me salió del alma. Le pedí que se agachara para poderme correr en su boca. 

 Lo hizo sin rechistar. Puso su culo en pompa conscientemente dirigido al balcón. Toda la humanidad allí presente pudo disfrutar en aquel momento de sus nalgas abiertas y de su coño ofrecido con todo su esplendor, mientras mi semen se iba a derramar en su boca.

 Y en aquel momento, ocurrió algo como consecuencia de un error no previsto. No habíamos colocado en la puerta el cartel de "NO MOLESTAR"” y ya estaba bien entrada la mañana. No le dimos importancia a los ruidos que con sus carritos de estaba haciendo el personal de limpieza del hotel.

 Una llave se introdujo en la cerradura de nuestra habitación y abrió la puerta. Todo era ya inevitable. Ni siendo los más rápidos del mundo podríamos haber evitado la incursión de aquel chico. Se quedó estupefacto, más él que nosotros. Pero todo siguió su inmutable curso. Mi mujer estaba aferrada a mi polla y sabía y quería que en breves momentos aquello iba a estallar. Y yo estaba obnubilado, con la razón perdida en otro mundo. Sin hablar, sin ponernos de acuerdo, cada uno siguió en su papel.

 Y el chico, como no podía ser de otra forma, traspaso el umbral de la puerta y, con mas miedo que vergüenza, ya que vergüenza no tenía ninguna, se puso a mirarnos sin mostrar el más mínimo rubor, mientras cerraba la puerta lentamente,  cosa que le permitimos sin impedimento alguno.
 

 Era un chico joven, guapo y atlético. En aquel momento, ni a mi mujer ni a mí nos molestaba su presencia, más bien todo lo contrario, nos excitaba sobremanera. Se fue acercando muy lentamente hasta situarse detrás del culo de mi mujer. Lo observaba fijamente con cara de vicio y deseo. Cerró las cortinas,  me miró y le dirigí una sonrisa de aprobación. No sabía como reaccionaria mi mujer pero yo estaba al máximo en aquellos momentos de máxima calentura.

 Su mano se dirigió tímida y temblorosamente hacía sus nalgas y las acarició con mimo, disfrutando de su suavidad, de su calor, de la finura de su piel. Mi mujer dejó de chuparme la polla sorprendida y me miró a la cara con sonrisa viciosa, también en signo de aprobación, con lo que me dió a entender que estaba preparada para todo lo que pudiera venir. Volví a mirar al chico y le hice un gesto afirmativo con mi cabeza.

 Seguro de sí mismo, dirigió su mano hacia la bragueta de su pantalón y se desabrochó el botón superior y bajó la cremallera. El chico debía tener experiencia y siempre iba preparado porque sacó de su bolsillo un preservativo. Lo abrió y se lo puso en un instante. Su polla en aquel momento me pareció enorme, debido a su total erección. No se anduvo con rodeos. La dirigió a la vagina de mi mujer.  Ella notó su presencia en su entrada, y me hizo una mirada de las que no olvidaré nunca. Me besó apasionadamente la punta de mi miembro, mientras noté como un empujón se la clavava hasta el fondo. Mi mujer me la chupó hasta el fondo,  mientras me miraba a los ojos con cara de morbosidad y placer.

 La estampa era estupenda. Mi mujer a cuatro patas, con mi polla ensartada en su boca y  su coño con una polla dura. Yo ya no pude más. La situación me superó. 


 La corrida fué inevitable. El semen se me escapaba sin quererlo. Se escapaba de forma casi explosiva. 

 Ella me miraba con ojos de lujuria y leche rebosando de sus labios mientras gemía por las embestidas que le estaba proporcionando el joven. El chico estuvo unos minutos dándole con muchas ganas, mientras mi mujer se corría. 

 No pasaron muchos minutos que el chico gritó como loco y noté como se estaba corriendo follando el coño de mi mujer

 La polla de aquel chico siguió dentro de mi mujer durante un minuto más, hasta que la última gota de él terminó en el interior del preservativo dentro de su coño.

 Quise disfrutar de la maravillosa perspectiva al ver a mi mujer follada por un extraño, de cómo aquella polla, tras derramarse en su interior, seguía entrando y saliendo de su vagina, hasta depositar la última gota de sus testículos. El espectáculo era incomparable.

 Nada más terminar, consciente de lo que acababa de hacer, mi mujer se dirigió al baño para expulsar lo que con tanta pasión había capturado en su boca. El chico sencillamente se recompuso y se fue como había venido: de forma sigilosa, sin hacer ruido, como si no hubiera estado, como si todo hubiera sido fruto de nuestra imaginación. Yo, sin vergüenza ni remordimiento alguno y sin mirar al exterior, me dirigí al baño para ducharme de nuevo con mi mujer.


Al regresar había una tarjeta encima de la cama con un teléfono y un nombre.  Quizás el fin de semana nos traería alguna sorpresa más

Nos abrazamos, besamos y nos pusimos dispuestos a ir a conocer la ciudad del amor. Paris.